expand_more

Más Información

Aplicaciones Web

Sitios web capaces de manejar entrada y salida de datos, ejecutables en cualquier navegador web.

keyboard_backspace
expand_less
Encuentra todo lo que buscas
close

Sitios web enfocados en dar un paso más allá del responsive y alcanzar el dinamismo y fluidez que posee una aplicación externa sin dejar de ser un sitio web, con la capacidad de manejar la entrada y salida de datos. Estas webs brindan mayor seguridad y confiabilidad a los usuarios y su mantenimiento es considerablemente menor al que requiere un a app dedicada. Se ejecuta parcialmente en un servidor remoto, al que se accede a través de Internet por medio de un navegador web. Entre los servicios que se pueden implementar como aplicaciones web están: Tiendas on-line, entidades bancarias, sistema de inventarios, plataforma de correos electrónicos, cualquier servicio de gestión de datos en línea.

Diseño de la Aplicación

Se realiza la conceptualización de la idea ya planteada por el cliente, por medio de un diseño (mockup) de la aplicación web para después dar paso a su prototipo, el cual le dará al cliente una idea básica de cómo funcionará.

Desarrollo

En este punto se ejecuta lo que llamamos back-end, en el que los desarrolladores u programadores materializan a cabalidad la aplicación, establecen las funciones que deberá realizar sin salirse del marco del diseño anteriormente planteado.

Fase de prueba para el Cliente

Se le concede un acceso privado al cliente para que pueda poner a prueba las funciones y la fluidez del prototipo; el cliente podrá solicitar las modificaciones necesarias como resultado de su propia experiencia con el producto.

Lanzamiento

Luego de aprobado y revisado se sube al servidor y sea de uso libre y esté disponible para los usuarios.

Mantenimiento

Eventualmente es necesaria una revisión para verificar que la aplicación corra normalmente; el cliente también puede hacer actualizaciones y correcciones menores con un acceso al editor de contenido.

Resultados de la busqueda

No hay nada